Viajar a Irlanda con familia

Con la llegada de los niños a la familia, parece que a todos los padres les surge un cierto miedo a la hora de viajar fuera de sus países y en cierto modo tiene su lógica… ¿Y si hay que ir al médico? ¿Y si no se adaptan a las comidas? ¿Y si se cansan de hacer turismo…? Es evidente que viajar con niños no se parece en nada a pasar unas vacaciones en pareja o con amigos, pero sin duda las ventajas superan con creces los posibles pequeños inconvenientes. Y para aquellas familias que se han decidido a viajar por Europa con sus hijos queremos decirles que si hay una ciudad que enamorará a niños y mayores es sin duda: Dublín.

Todos sabemos que si hay un país ‘verde’ por excelencia es Irlanda, y si además queremos alojarnos en una  ciudad que cuente con todo tipo de actividades de ocio y culturales para todas las edades y en cualquier época del año, la capital de país es el mejor destino para viajar.

Otro de los inconvenientes que se plantean y que la opción de Dublín lo resuelve por completo es el tema económico. Claro que sumar una o dos ‘bocas más’ en unas vacaciones resulta más caro, pero lo que hay que plantearse es “¿puedo ahorrar viajando a Dublín con niños?”; y la respuesta es un rotundo “sí”. Además de que cuenta con una gran variedad de zonas al aire libre que no requieren entrada, los lugares que piden entrada a adultos suelen ser gratuitos para los más pequeños de la casa. Si los ‘peques’ (o no tan peques) que tengan entre 5 y 15 años podrán disfrutar de descuentos para algunos museos o monumentos e incluso para el transporte público. ¿Necesitas más motivos para convencerte?

A continuación te presentaremos algunas de las muchas ideas que podrán realizar en sus vacaciones en familia en Dublín.

  • Museo de Leprechaun. No hay nada que llame más la atención a los niños que asociar un lugar con un personaje; en este caso, el famoso Leprechaun será el protagonista de sus vacaciones en familia en Dublín. A parte de que les será inevitable no ver numerosas tiendas con el más completo ‘merchandasing’ sobre este simpático duende pelirrojo vestido de verde, podrán visitar el museo que hay dedicado a él. Se encuentra en el centro de la ciudad, abre todos los días y seguro que a los más ‘peques’ les encantará adentrarse en este mágico mundo de fantasía.
  • Parques. Aunque anteriormente ya hablamos de los principales parques y jardines de Dublín, cabe recordar que es una de las mejores opciones para visitar cuando viajamos con niños. El más céntrico, y más antiguo, es el de St Stephens Green mientras que el considerado más grande del continente europeo es el de Phoenix Park. En este último además se puede visitar un bonito zoológico donde niños mayores disfrutaran al aire libre. Aunque no hay muchas áreas recreativas para los niños en las calles del centro de Dublín, los parques y jardines pueden ser una alternativa si queremos combinar en el viaje actividades culturales con algunos momentos de ocio al aire libre.
  • Museo de Cera. Si todavía no han visitado ninguno, en su viaje a Dublín no hay excusas para no conocer el famoso Museo de Cera. Además de ser uno de los mejores que hay en Europa, hay una sección dedicada especialmente a los niños, el ‘Children’s Fantasy World’ donde podrán ver representados en cera a personajes tan famosos como Los Simpsons, Piratas del Caribe o Harry Potter. Abre todos los días hasta las 19 horas, la entrada para menores de 12 años es de unos 7 euros y para adultos de 11 euros.
  • Vista ‘diferente’ de Dublín. Puede que antes fueran los típicos viajeros que pensaban que no había mejor forma de conocer una ciudad que ‘patearla’ de arriba a abajo, pero es lógico que con la llegada de los niños esto no siempre es posible así que qué mejor forma que ver Dublín de una forma diferente. Se puede acceder al clásico bus turístico que los llevara por las principales zonas de la capital, o también hacer un pequeño crucero en barco por las aguas del río Liffey o incluso ‘darnos un capricho’ y recorrer la ciudad en carruaje.
  • Dublinia. De un niño no puedes esperar que muestre un gran interés por una ciudad que no conoce solamente ‘soltándole’ un discurso sobre su importancia, sino que ellos necesitan ver, tocar, jugar, sentir… Y para eso, qué mejor que visitar uno de los lugares más recomendados para las familias: Dublinia. Se trata de una especie de museo que permite conocer de forma interactiva cómo ha ido evolucionando la ciudad desde la época de los vikingos hasta la Edad Media. Está muy cerca del Castillo de Dublín, cierra entre las 16,30 y las 18,30 horas (según el mes en el que lo visitemos) y el precio de entrada para los adultos está alrededor de los 7 euros.
  • Museo de Historia Natural.  Si han tenido la oportunidad de viajar previamente a Londres, con o sin niños, sabrán que en la capital británica uno de los mejores lugares turísticos y gratuitos es el Museo de Historia Natural; bueno, pues lo mismo podemos decir de Dublín. Abre todos los días excepto los lunes, no requiere entrada y en su interior se pueden ver más de 10 mil especies animales disecadas. Puede que si los niños son demasiado pequeños quizá les impresione un poco, pero también es una forma rápida, diferente y divertida de conocer todos los secretos del reino animal (y además sin costo!).


¿Dónde alojarse en Dublín con niños?

Cuándo buscamos un alojamiento con niños queremos generalmente que esté cerca de los principales puntos de interés, bien comunicado y que tengamos cerca restaurantes y tiendas… Por eso, la zona más recomendada para alojarse en Dublín en familia es en los alrededores de O’Connell Street, Temple Bar o el parque St Stephen Green. Podrán ir a pie a los lugares más turísticos, pasear a orillas del río, hacer algunas compras en su viaje y moverse cómodamente con el transporte público…
Aunque hay una gran variedad de alojamientos lo más recomendable si van con niños es un apartamento en alquiler en Dublín, de esta forma, podrán cocinar ustedes mismos y asegurarse que no hay cambios en su alimentación. También dispondrán de las comodidades de sentirse como en casa teniendo varias habitaciones, privacidad e independencia de horarios. ¿Los precios? Son bastante más asequibles que en otras capitales europeas, y si pueden reservarlo con antelación, podrán disfrutar de atractivas ofertas durante todo el año.
 Familia
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *