Pasar la noche en el aeropuerto

Para muchos viajeros suele ser muy común la rutina de pasar la noche en el aeropuerto, inclusive más común de lo que puedas imaginar: sea porque tienes que esperar para realizar alguna conexión, sea porque tu vuelo tiene algún retraso por una causa de fuerza mayor. Si se trata de tu primera vez es necesario que tomes en cuenta algunas consideraciones para que puedas hacerlo y que no se vuelva una tragedia en el proceso.

Consejos esenciales para pasar la noche en el aeropuerto y no morir en el intento

1. Lleva tu máscara de dormir

A muchas personas les molesta la luz o el ruido al dormir y en el aeropuerto habrá ambas cosas mientras duermes. Para reducir las molestias, no olvides llevar tu máscara para los ojos y así dormirás con más tranquilidad dentro de las circunstancias.

2. Ten unos audífonos o tapones para oídos a la mano

En un aeropuerto los parlantes o bocinas no dejarán de sonar a cada instante. Esto es realmente molesto cuando tratas de conciliar el sueño y si a esto le añades el ruido de los aviones aterrizando, las maletas rodando, los teléfonos y las conversaciones de las personas puedes terminar sin poder descansar. Así que es importante que no olvides llevar audífonos para que puedas escuchar música relajante o tapones para desconectarte de toda contaminación acústica.

3. Almohada de viaje o para el cuello

En los aeropuertos suelen verse personas que duermen con el bolso o en las piernas de un compañero, pero esto no quiere decir que estén del todo cómodos. Llevar una almohada común es casi imposible debido a su tamaño y a su suavidad. Por ello es mejor que lleves una almohada de viaje que mantenga tu cabeza erguida mientras estás sentado y así podrás pasar la noche tranquilo.

4. No olvides tu abrigo o una toalla

En el aeropuerto el frío es inexplicable y ocasiona la tormentosa sensación de tener que ir al baño a cada instante. Para pasar la noche en el aeropuerto con tranquilidad y que puedas evitar este problema, no olvides llevar contigo un abrigo que te proteja del frío durante la noche. Si no tienes un abrigo al que puedas apelar, entonces la mejor opción sería utilizar una toalla para arroparte.

5. No duermas solo

Si viajas solo, no duermas solo porque puedes ser víctima de algún robo. Lo mejor es que duermas cerca de otros viajeros que estén durmiendo, porque así será más difícil que alguien te moleste. Si esto no es posible, entonces instálate cerca de donde esté algún empleado del aeropuerto o por donde circulen. Ahora bien, si viajas acompañado, lo más razonable es que duerman por turnos para que siempre haya alguien que esté cuidando el equipaje.

6. No dejes de beber el café del día siguiente

Una vez que haya pasado lo peor y te falte poco por abordar en tu vuelo, no olvides pasar por una de las tiendas y tomarte una taza de café o té a tu gusto, mientras más caliente esté mucho mejor para que pueda darte la energía perdida durante la noche. Comer algo antes de que salga tu vuelo es también algo que necesitarás hacer para evitar las náuseas, pero no abuses de la comida.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *