Rentar en Dublin: Razones para que te echen

La convivencia con un compañero de cuarto, mejor conocido como roommate, puede llegar a ser difícil para quienes no estén acostumbrados a trazar límites o que nunca antes hayan experimentado compartir una habitación. Por esta razón, si te identificas con algunos de estos tipos de compañeros, toma en cuenta las siguientes razones por las que te pueden echar de tu habitación al rentar en Dublín.

Razones para que te echen al rentar en Dublin

El excéntrico

Al buscar un roommate con el cual convivir en Dublín, debes asegurarte que los gustos y el estilo de vida que vayan a compartir sean al menos parecidos para evitar las discusiones. Pero, en algunos casos, tu compañero de cuarto puede ser excéntrico con la limpieza, de esas personas obsesionadas por mantener todo totalmente en orden y limpio. Así que si eres de los que parecen desordenar más que limpiar, entonces la mayor parte del tiempo ambos estarán peleando y discutiendo, lo que puede molestar al dueño y hacer que te echen.

El fiestero

Otra de las cosas que debes tener en cuenta al rentar en Dublín es que si decides ir a estudiar en la isla o a trabajar, debes estar consciente de que tu roommate también tiene esos propósitos al igual que tú y que necesitará de tranquilidad y paz para poder cumplirlos.

Un compañero de cuarto fiestero conviviendo con uno que realmente tenga sus metas definidas jamás van a poder estar en paz. El ruido es muy molesto y también frustrante para quienes se preparan para un examen o una entrevista.

El sabelotodo

Nunca faltan los sabelotodos y a la hora de compartir una habitación pueden acarrear algunos problemas para quienes son un poco más tranquilos de personalidad. Siempre puedes encontrarte con compañeros de cuartos que sean autoritarios, que impongan las reglas, que te tengan bajo amenaza constantemente, que cuelguen un itinerario precios con las horas en que debes usar el baño, la cocina, etc.

Son muchos los factores que pueden hacer que te echen de una habitación que hayas rentado y va a depender directamente del que ya esté viviendo allí y de tu personalidad. Por lo general, las reglas deben pactarse entre ambos roommates y las consideraciones especiales también deben ser de acuerdo a los que ambos decidan o quieran.

El de los “hábitos” y ronquidos

Los malos modales, la higiene personal, el vocabulario que un roommate emplea para expresarse, la manera de tratar a los demás, los ronquidos, las amistades, la religión, etc. pueden ocasionar muchos problemas a la hora de rentar en Dublín una habitación compartida.

En el caso de los ronquidos los puedes solucionar con algunas técnicas, como por ejemplo dormir de lado. Sin embargo, los otros hábitos son un poco más difíciles de corregir y es muy probable que puedas tener muchos inconvenientes si no les prestas atención desde el comienzo.

A ninguna persona le gusta tener que aguantar toda la noche un concierto de ronquidos o tener que desayunar junto a un compañero que no se vista apropiadamente para andar por la habitación, o que no tenga modales a la hora de comer. Por más que pueda haber confianza debes poner tus límites para que puedas convivir sin problemas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *