¿Por qué a Irlanda se le conoce como la isla Esmeralda?

¿Te has preguntado alguna vez por qué Irlanda es llamada la isla Esmeralda?

Una de las regiones más bellas y atractivas de Europa es, sin duda, la república de Irlanda que, rodeada por el océano Atlántico, es cuna de una gran riqueza natural y cultural que ha sido admirada desde tiempos remotos.

Es la abundacia en toda su expresión lo que ha generado que esta isla reciba toda clase de sobrenombres que ponen énfasis en lo afortunados que son los que residen en sus ciudades, pueblos y comarcas, las cuales se consideran en la actualidad, las mejores del mundo para vivir con seguridad y tranquilidad.

El color de la abundancia

Irlanda debe su nombre al viejo vocablo irlandés antiguo Ériu, un término que en siglos pasados, se utilizaba para nombrar al ganado “gordo” y saludable, pero también a la tierra fértil y bondadosa que bendice a quienes viven en ella con una vegetación exuberante. La lluvia frecuente permite que bosques, costas y praderas se mantengan verdes el año completo, por lo que la región pronto se ganó el seudónimo de “isla esmeralda“.

Pero el verde en Irlanda no es el color común y corriente con el que la mayoría identificamos a la vegetación promedio. Sucede que el clima y la riqueza de la tierra permite que crezcan inmumerables especies de pastos, arbustos y árboles que han creado la coleccion de tonalidades verdes más variada del planeta. Hoy se sabe que los paisajes irlandeses albergan al menos 40 tonos distintos de verde.

La naturaleza como punta de lanza

Gracias al clima y la buena tierra, factores que atrajeron a cazadores y recolectores provenientes de otras recgiones aledañas (como lo que hoy es Escocia y la Gran Bretaña) la región fue poblándose poco a poco. Ya alrededor del año 3000 a. C, los habitantes eran capaces de crear ciertos cultivos de plantas comestibles, lo cual a la larga, permitió que se establecieran y afianzaran sus creencias y costumbres para crear una identidad propia.

Cultura verde

Los pobladores más antiguos de la region fueron pictos y celtas, grupos humanos de la era de los metales quienes dieron gran importancia en su organización social y religiosa a los elementos naturales que dominanan la isla: los arboles, las plantas que desaparecen en el invierno y renacen en primavera y verano y los pastos que abrazan el suelo y lo protegen de la furia del viento y las lluvias torrenciales.

Así al cabo, la economía del gran país que es Irlanda hoy en día se sustenta en la producción agricola y en la expolotación tradicional de los recursos naturales, primordialmente ,en la producción de madera y la recolección de frutos y plantas silvestres.

La isla Esmeralda hoy

En la actualidad, las ricas tonalidades verdes de las tierras irlandesas se dividen entre pastizales naturales, campos de cultivo, llanuras escapadas con pastos de poca altura y bosques que han sido reforestados con el fin de favorecer su recuperación luego de servir durante siglos a la producción de maderas y resinas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *